trat-FibrolisisDiacutanea.jpg

¿QUÉ ES
"LA FIBRÓLISIS DIACUTÁNEA"?

La fibrólisis diacutánea es una técnica instrumental de fisioterapia, que trata el dolor en una región del cuerpo mediante la movilización y el estiramiento de las adherencias formadas en el tejido conectivo. Se utilizan unos “ganchos” de acero inoxidable aplicados sobre la piel, para eliminar las adherencias que se hayan creado entre los músculos, tendones, ligamentos… ayudando a que deslicen mejor unos tejidos sobre otros.

Existen diferentes tamaños de gancho, para que cada curvatura se adapte a las diferentes estructuras y relieves anatómicos a trabajar. Cada gancho termina en una espátula más plana, lo que permite disminuir la presión ejercida sobre el tejido, de manera que reduce la irritación de la piel.

"Si se aplica de manera correcta no tiene por qué ser una técnica dolorosa, puede ser molesta pero no causar dolor".

 ¿Quién puede beneficiarse de esta técnica?

Los pacientes que pueden beneficiarse del uso de esta técnica y las principales indicaciones son:

NUESTRO EXPERTA  ISA CHUECA TE LO EXPLICA

Además si tienes más dudas puedes preguntarnos por el CHAT "en vivo" y te ayudaremos

  • Deportistas.

  • Pacientes que acaban de ser intervenidos quirúrgicamente (para despegar las cicatrices de la intervención).

  • Pacientes que acaban de sufrir un traumatismo (para eliminar las adherencias que se forman)

  • Pacientes con dolor de espalda.

  • Pacientes con tendinopatías.

  • Pacientes con migrañas o dolor de cabeza.

  • Pacientes que sufren procesos inflamatorios o degenerativos.

  • Pacientes con neuralgias, se produce una irritación del nervio periférico, como la neuralgia de Arnold.

  • Síndromes del aparato locomotor como por ejemplo síndromes compartimentales.

¿En qué consiste el gancheo?
¿Cuáles son los principales beneficios de tratar mi lesión con esta terapia?

Los principales beneficios que se obtienen al usar “el gancheo” son:

  • Acortar los tiempos de recuperación.

  • Recuperar la elasticidad de los músculos.

  • Aumentar la circulación del tejido.

  • Recuperar la funcionalidad del tejido conectivo que rodea a músculos, tendones…

  • Permitir llegar a estructuras más profundas que sería imposible acceder con las manos.

¿Qué lesiones me podéis recuperar  con los ganchos?

Nuestros fisioterapeutas tienen formación oficial en la técnica y la realizan obteniendo muy buenos resultados en:

  • Neuralgías de Arnold

  • Cervicalgias

  • Tendinopatías de hombro

  • Síndrome del desfiladero torácico

  • Lesiones manguito rotador

  • Intervenciones quirúrgicas (tratamiento de la cicatriz)

  • Tendinopatías de codo

  • Túnel carpiano

  • Afectación de Dupuytren

  • Tenosinovitis De Quervain

  • Dedo en gatillo

  • Neuralgía intercostal

  • Dorsalgias

  • Lumbalgias

  • Tendinopatía rotuliana

  • Síndrome femorotuliano

  • Esguinces ligamentarios

  • Síndrome de la cintilla iliotibial

  • Sobrecargas musculares (tríceps sural, isquiotibiales, cuádriceps…)

  • Tendinopatía aquílea

  • Periostitis

  • Fascitis plantar

¿Está indicado para tratar cicatrices?

¡Absolutamente sí!

De hecho es la técnica de elección para el tratamiento de la mayoría de ellas en una fase inicial debido a alguno de los efectos que os contamos a continuación sobre las cicatrices:

Cuando has sido intervenido quirúrgicamente se cortan músculos, tendones que están en diferentes planos. Nuestro cuerpo tiene la capacidad para cicatrizar el tejido de forma relativamente rápida, pero puede ser que lo haga de forma desorganizada y se pueden generar adherencias entre los diferentes planos musculares. Esto puede afectar a la mecánica y puede generar dolencias.

Por eso, es tan importante el trabajo de las cicatrices mediante fibrólisis diacutánea, para separar esos tejidos y evitar que se formen adherencias o tejido fibroso en las diferentes estructuras que puedan afectar a nuestra funcionalidad en el día a día.

Para casos más complejos además se puede combinar con abordajes más invasivos como la EPI, que también tiene una efecto fibrolítico importante y otras terapias como la indiba o la terapia inductiva.

La técnica de “gancheo” es la más común y está formada por tres fases:

  • La fase de palpación digital por parte del fisioterapeuta, se hace con la mano que no sujeta el gancho y sirve para centrar la zona anatómica que se va a tratar.

  • La fase de palpación instrumental, se realiza con el gancho y permite localizar de forma precisa las adherencias.

  • La fase de fibrólisis consiste en una tracción que se realiza con el gancho para alargar o romper las adherencias o las fibrosis.

 

Como normal general, la forma de aplicación de los ganchos es de distal a proximal, es decir el tratamiento se empezará alejados de la lesión para obtener un efecto reflejo y cuando el tratamiento vaya avanzando nos iremos acercando, hasta trabajar sobre ella si fuera necesario.

Además, existen otras técnicas que se utilizan de manera habitual en la práctica clínica y que también se realizan con los ganchos:

  • Estiramiento fascial: se realiza con el gancho invertido, por lo que utilizaremos su parte convexa. Está aplicación consiste en realizar un efecto de estiramiento y relajación de la fascia con el objetivo de conseguir un efecto de relajación sobre el vientre muscular.

  • Rascado: se realiza con la punta de la espátula del gancho pequeño. Consiste en hacer un rascado en diferentes direcciones para conseguir un aumento de la circulación y una movilización del tejido conjuntivo. Con esta técnica se consigue dar más elasticidad y flexibilidad al tejido, y por tanto mayor adaptación al movimiento.

Todo este proceso favorecerá los siguientes efectos de la fibrólisis diacutánea:

  • Mecánicos: sobre adherencias fibrosas que limitan el movimiento entre los diferentes planos de deslizamiento.  

  • Circulatorios: por la estimulación a nivel local de la circulación sanguínea y linfática y por la liberación de histamina.

  • Reflejo: acción local refleja por estimulación de receptores nerviosos o por inhibición de puntos reflejos.

¿Cuáles son sus efectos secundarios y contraindicaciones?

Las principales contraindicaciones del uso de esta técnica de ganchos son:

  • Fisioterapeuta no formado en la técnica.

  • Fisioterapeuta poco familiarizado con la anatomía palpatoria y clínica.

  • Fisioterapeuta muy agresivo.

  • No usar en niños ni en ancianos.

  • Pacientes con mal estado trófico del sistema circulatorio: varices, fragilidad capilar…

  • Pacientes con tratamientos anticoagulantes.

  • Pacientes con mal estado de la piel o piel frágil.

Los riesgos o efectos secundarios que se pueden producir tras la aplicación de la técnica de “ganchos” pueden ser:

  • Dolor durante la aplicación de la técnica

  • Irritación o enrojecimiento de la piel, debería desaparecer al poco tiempo de aplicar la técnica de gancheo.

  • Si se realiza de forma brusca o en pacientes no indicados pueden aparecer moraduras, en condiciones normales no debería suceder.

 

Para evitar estos efectos es importante que la realice un fisioterapeuta formado en la técnica y con cierta experiencia en la práctica clínica. En nuestra clínica contamos con los mejores fisioterapeutas , y los más altos estándares formativos, por lo que la buena practica de la fisioterapia está garantizada.

¿QUIERES pedir cita o MÁS INFORMACIÓN SOBRE ESTA TÉCNICA de fisioterapia?

epi-fisioterapia-zaragoza.jpg

FISIOTERAPIA DEL TENDÓN

hernias-fisioterapia-zaragoza_edited_edited.jpg

FISIOTERAPIA DE COLUMNA

_AC00917h.jpg

FISIOTERAPIA DEPORTIVA

HAZ CLICK Y DESCUBRE
ALGUNAS ESPECIALIDADES
DONDE APLICAMOS ganchos...

SI TE HAS VISTO REFLEJADO EN ESTE POST QUIERE DECIR QUE PODEMOS AYUDARTE...