top of page

ME DUELE LA RODILLA, ¿QUÉ ME PASA?

Actualizado: 30 ago 2021

¿Tienes dolor de rodilla al correr o subir o bajar escaleras, no puedes estar sentado con la pierna doblada o quizá notaste un crujido y desde entonces caminar se ha convertido en un calvario? Si te sientes representado por alguna de estas u otras variantes de dolor de la articulación rodilla, este artículo te ayudará a resolver todas tus dudas sobre ¿Qué te pasa? ¿Cómo remediarlo? o ¿Cuáles son los tratamientos más efectivos para resolver el problema?




¿Por qué me ha comenzado a doler la rodilla?

Las causas que desatan un dolor de rodilla son muy diversas y, a menudo, en su búsqueda radica el éxito de su recuperación.


A continuación os vamos a enumerar algunas de las causas más habituales para que ayudéis a vuestros fisioterapeutas a encontrar el origen de la lesión.

  1. Cambios en tus hábitos. Cambios de calzado, intensidad o volumen de los entrenamientos, superficie por donde practicas deporte, una nueva actividad física o puesto de trabajo. Pero no solo los aumentos de actividad son sospechosos, sino también las épocas de sedentarismo donde perdemos fuerza mientras cogemos "kilos".

  2. Acontecimiento excepcional y aislado que te supone "forzar la rodilla". Hacer de manitas en casa permaneciendo arrodillado, una mudanza subiendo y bajando escaleras, paseos por la playa en verano sin estar habituado...

  3. Golpes y gestos forzados o traumáticos. Tropiezos, giros con el pie fijo en el suelo, accidentes o impactos durante la práctica deportiva

  4. Factores metabólicos que desatan procesos reumáticos. Fármacos, enfermedades autoinmunes, procesos víricos... u otras patologías debilitantes.

  5. Aumento de peso y pérdida de la condición física por otras lesiones que nada tiene que ver con la rodilla. Hernias vertebrales, fascitis, intervenciones que requieren reposo...

  6. Y cómo no, factores biomecánicos asociados a todas las anteriores.



¿Qué síntomas suelen acompañar a una gonalgia o rodilla dolorosa?


Es posible que además de las molestias que ya hemos comentado, el dolor esté acompañado de inflamación o derrame, aumento de la temperatura, pérdida de movilidad y sensación de presión interna. Lo que posiblemente indicaría que se trata de una lesión en fase aguda.

Otros síntomas habituales son rigidez matutina, al iniciar el ejercicio o al comenzar a andar, fallo o inestabilidad de la rodilla, sensación de roce o crujidos y "deformación" de la rodilla.



¿Cuáles son las lesiones más habituales y dónde suele aparecer el dolor?


</