ME DUELE LA RODILLA, ¿QUÉ ME PASA?

Actualizado: ago 30

¿Tienes dolor de rodilla al correr o subir o bajar escaleras, no puedes estar sentado con la pierna doblada o quizá notaste un crujido y desde entonces caminar se ha convertido en un calvario? Si te sientes representado por alguna de estas u otras variantes de dolor de la articulación rodilla, este artículo te ayudará a resolver todas tus dudas sobre ¿Qué te pasa? ¿Cómo remediarlo? o ¿Cuáles son los tratamientos más efectivos para resolver el problema?




¿Por qué me ha comenzado a doler la rodilla?

Las causas que desatan un dolor de rodilla son muy diversas y, a menudo, en su búsqueda radica el éxito de su recuperación.


A continuación os vamos a enumerar algunas de las causas más habituales para que ayudéis a vuestros fisioterapeutas a encontrar el origen de la lesión.

  1. Cambios en tus hábitos. Cambios de calzado, intensidad o volumen de los entrenamientos, superficie por donde practicas deporte, una nueva actividad física o puesto de trabajo. Pero no solo los aumentos de actividad son sospechosos, sino también las épocas de sedentarismo donde perdemos fuerza mientras cogemos "kilos".

  2. Acontecimiento excepcional y aislado que te supone "forzar la rodilla". Hacer de manitas en casa permaneciendo arrodillado, una mudanza subiendo y bajando escaleras, paseos por la playa en verano sin estar habituado...

  3. Golpes y gestos forzados o traumáticos. Tropiezos, giros con el pie fijo en el suelo, accidentes o impactos durante la práctica deportiva

  4. Factores metabólicos que desatan procesos reumáticos. Fármacos, enfermedades autoinmunes, procesos víricos... u otras patologías debilitantes.

  5. Aumento de peso y pérdida de la condición física por otras lesiones que nada tiene que ver con la rodilla. Hernias vertebrales, fascitis, intervenciones que requieren reposo...

  6. Y cómo no, factores biomecánicos asociados a todas las anteriores.



¿Qué síntomas suelen acompañar a una gonalgia o rodilla dolorosa?


Es posible que además de las molestias que ya hemos comentado, el dolor esté acompañado de inflamación o derrame, aumento de la temperatura, pérdida de movilidad y sensación de presión interna. Lo que posiblemente indicaría que se trata de una lesión en fase aguda.

Otros síntomas habituales son rigidez matutina, al iniciar el ejercicio o al comenzar a andar, fallo o inestabilidad de la rodilla, sensación de roce o crujidos y "deformación" de la rodilla.



¿Cuáles son las lesiones más habituales y dónde suele aparecer el dolor?


Aunque el dolor y sus manifestaciones es uno de los temas más controvertidos actualmente en la profesión de la fisioterapia, debido a la falta de rigor que supone asociar un dolor en una zona, a un diagnóstico concreto. Queremos aprovechar este post para darte unas nociones básicas que podrían orientarte. Dividiremos la rodilla por áreas y las relacionaremos con las lesiones más comunes.


1- Parte anterior de la rodilla:

  • Tendinopatía rotuliana (tendinitis rotuliana)

  • Tendinopatía cuadricipital

  • Tendinopatía rotuliana distal

  • Osgood Schlatter

  • Hoffitis (Irritación de la grasa de Hoffa)

  • Bursitis de rodilla

  • Condropatía rotuliana (Lesión del cartílago de la rótula)

2- Cara externa de la rodilla

  • Esguince de ligamento externo

  • Síndrome de la cintilla iliotibial

  • Tendinopatía poplítea

  • Tendinopatía de gemelos

  • Tendinopatía distal de biceps femoral

  • Meniscopatía externa

3- Cara interna de la rodilla

  • Esguince de ligamento interno

  • Bursitis de la pata de ganso

  • Neuralgia del safeno

  • Plica sinovial

  • Meniscopatía interna

4- Parte posterior de la rodilla

  • Meniscopatía

  • Lesión del poplíteo

  • Quiste de Baker

5- Dolor interno de rodilla o inespecífico


Esta lista es solo una guía divulgativa y por supuesto creemos que es necesario que para llegar a conclusiones diagnósticas visites a un traumatólogo de confianza, apoyado por las pruebas diagnósticas pertinentes o un fisioterapeuta que pueda realizar una valoración de la situación de tu pierna.


Pero ahora vamos a lo importante... ¿Cómo puedo solucionar mi dolor en la rodilla?


Aquí algunos "remedios caseros":


1- Aplícate hielo dos o tres veces al día si la notas caliente o inflamada. Coge una bolsa de guisantes con un trapo de algodón para evitar el contacto directo con la piel y evita zonas sensibles como el hueco poplíteo.


2- Analiza, con las claves que antes te hemos dado, el posible origen de la lesión y cesa esa actividad por unos días. Algo de reposo (2-3 días) debería mejorar el dolor. Eso sí, hacer reposo no es la solución, hay que tratar de determinar si hay una lesión estructural para resolverla. En eso tu fisio te puede ayudar.


3- Estira y fortalece sin dolor. A menudo las algias suelen venir acompañadas de acortamientos musculares y debilidad por lo que hacer estiramientos y ejercicios de fuerza pueden estar indicados. Eso sí, recuerda esta regla: Nunca debe causar una molestia mayor a 3 de 10 (en una escala subjetiva) y sobre todo NUNCA deberías estar peor al día siguiente.


4- Desaconsejamos totalmente el uso de cintas para el tendón o rodilleras para seguir realizando el deporte ya que es habitual que lejos de mejorar...la lesión empeore a pesar de que parezca que todo está controlado.


5- Las cremas de calor, antiinflamatorias, emplastes, etc...podría parecer que ayudan, pero no están enfocadas en resolver el problema, sino en enmascarar sus síntomas por lo que no son de nuestro agrado.


¿Cuáles son los tratamientos que nuestros profesionales usan más habitualmente para recuperar las gonalgias o dolores relacionados con la articulación de la rodilla?


Lógicamente los tratamientos a elegir están pautados en base a un primer diagnóstico. Determinaremos en primer lugar de qué lesión se trata, en qué fase está; si es una lesión reciente (aguda) o instaurada (crónica); y en qué condiciones está la articulación y sus estructuras periféricas (músculos, articulaciones, tendones, ligamentos, nervios...).

Será después de esta valoración por parte de un fisioterapeuta y un médico cuando determinaremos el tratamiento.


Aquí describimos algunas de las técnicas o terapias más innovadoras que usamos:


- E.P.I.Ecoguiada: Terapia mínimamente invasiva en la que aplicamos una corriente galvánica para estimular la regeneración de músculos, tendones, ligamentos u otros tejidos blandos... [Saber más sobre E.P.I.]


- Indiba (radiofrecuencia): Tecnología que se apoya en la aplicación de una radiofrecuencia para generar un aumento de la temperatura dentro del cuerpo y acelerar su recuperación...

[Saber más sobre Indiba]


- MBST (NUEVO): Resonancia Magnética Nuclear Terapéutica. Sistema de última generación capaz de activar selectivamente la regeneración de aquellas células afectadas reduciendo el dolor y mejorando la recuperación en patologías como la artrosis, hernias discales, lesiones nerviosas.... [Saber más sobre MBST] - Programas de actividad física terapéutica personalizados: El principio fundamental para la recuperación de una lesión es el movimiento y restaurar la función, por eso todos nuestros tratamientos se apoyan de un programa de actividad física terapéutica... (esto no es innovador, pero los clásicos se hacen clásicos porque nunca fallan)....[Saber más]


Entradas Recientes

Ver todo