top of page

Artritis reumatoide, ¿qué es y cómo afrontarla?

Actualizado: 23 nov 2023

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que provoca inflamación crónica en las articulaciones, lo que se traduce en dolor, rigidez y hinchazón. Los pacientes suelen experimentar rigidez matutina prolongada, fatiga extrema y debilidad muscular. También puede afectar a otros órganos y sistemas del cuerpo. ¡Te lo contamos desde la fisioterapia!


Dado que la artritis reumatoide es progresiva, es fundamental buscar atención médica temprana para recibir un tratamiento personalizado que controle los síntomas y mejore la calidad de vida.


artritis reumatoide manos

¿Qué es la artritis reumatoide?


La artrosis reumatoide es una enfermedad autoinmune que afecta las articulaciones y puede causar dolor, inflamación y deformidad. Se cree que la artritis reumatoide es causada por un mal funcionamiento del sistema inmunológico, que ataca erróneamente a la membrana sinovial, que es el revestimiento de las articulaciones, deteriorándola y provocando así inflamación y daño articular.


¿Qué síntomas tiene la artrosis reumatoide?


Los síntomas de la artritis reumatoide pueden variar en cada persona, pero generalmente incluyen:

  • Dolor

  • Rigidez

  • Inflamación

  • Deformidad en las articulaciones

  • Otros síntomas como:

    • Fatiga

    • Fiebre

    • Pérdida de apetito

    • Pérdida de peso

Suele afectar especialmente a las manos, muñecas y pies, pero también es posible encontrarla en otras articulaciones.


¿Cómo se diagnostica la artritis reumatoide?


El diagnóstico de la artritis reumatoide se basa en la evaluación clínica del paciente durante una entrevista con el profesional sanitario y en pruebas de laboratorio, como análisis de sangre y radiografías.


En la entrevista, el médico estudiará el cuadro sintomático del paciente para valorar si se trata de un caso compatible con la artritis reumatoide o estamos ante otra patología similar. Por su parte, los análisis de sangre pueden detectar la presencia de anticuerpos asociados con la AR (Artritis Reumatoide), como el factor reumatoide y los anticuerpos anti-CCP. Por último, las radiografías y otras pruebas de imagen sirven para apreciar el estado de las articulaciones en el caso de que haya algún tipo de deformación.


En ocasiones, especialmente en fases iniciales, puede presentar síntomas parecidos a otros casos de poliartritis inflamatoria simétrica, por lo que es importante tratar de aportar la máxima información posible para que el diagnóstico y el inicio del tratamiento sean precoces.


¿Cuál es el tratamiento de la artritis reumatoide?


El tratamiento de la artrosis reumatoide es principalmente médico a través del reumatólogo y se enfoca en controlar los síntomas y prevenir el daño articular irreversible. Entre otras medidas se emplean:

  • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) se pueden usar para reducir la inflamación y el dolor en las articulaciones. Los corticosteroides también se pueden usar con el mismo fin.

  • Los medicamentos modificadores de la enfermedad (DME) se pueden usar para reducir la inflamación en las articulaciones y prevenir el daño articular a largo plazo.

  • Los medicamentos biológicos también se pueden usar para tratar la AR. Estos medicamentos se dirigen a moléculas específicas en el sistema inmunológico que contribuyen a la inflamación en las articulaciones.

Todos estos medicamentos se deben emplear siempre bajo la supervisión y control de un médico para poder tomarlos en la dosis y frecuencia correcta, evitando así posibles efectos secundarios o complicaciones.


En los casos más graves, si el resto de los tratamientos resultan insuficientes, la cirugía es la opción para tratar de solucionar los problemas articulares mediante diferentes técnicas. Algunos de los procedimientos quirúrgicos para la artritis reumatoide incluyen:

  • Artroplastia (reemplazo articular): En casos graves en los que una articulación está gravemente dañada y dolorosa, como la cadera o la rodilla, se puede realizar una artroplastia, que implica la sustitución de la articulación enferma con una prótesis artificial. Esto puede aliviar significativamente el dolor y mejorar la función.

  • Sinovectomía: La sinovectomía es la extirpación quirúrgica de la membrana sinovial inflamada que recubre las articulaciones. Esto se realiza para reducir la inflamación y el dolor en las articulaciones afectadas.

  • Artrodesis (artroplastia de fusión): En casos en los que no se puede realizar una artroplastia, como en las pequeñas articulaciones de la muñeca o el tobillo, se puede considerar la artrodesis. Esta técnica fusiona las articulaciones afectadas para eliminar el movimiento y reducir el dolor.

  • Tenosinovectomía: Este procedimiento quirúrgico se realiza para aliviar la presión sobre los tendones que están afectados por la inflamación de la artritis reumatoide.

Es importante destacar que la cirugía es una opción seria y conlleva riesgos. La decisión de someterse a una cirugía debe tomarse después de una evaluación exhaustiva del médico y en consulta con el paciente. Por lo general, se intentan otros tratamientos más conservadores, como medicamentos y fisioterapia, antes de recurrir a la cirugía. El objetivo principal de la cirugía en casos de artritis reumatoide es mejorar la calidad de vida del paciente, aliviar el dolor y restaurar la función articular cuando sea posible.


Desde otras disciplinas, como la fisioterapia o la terapia ocupacional, también se realizan tratamientos encaminados hacia los mismos objetivos de mejorar la calidad de vida, reducir el dolor y combatir la inflamación y la rigidez.


Fisioterapia en la artritis reumatoide


La fisioterapia está ganando enteros en el abordaje de los casos de artritis reumatoide, ganando importancia en el tratamiento, siempre de la mano de la medicina. Son múltiples las técnicas y herramientas que podemos emplear para mejorar el estado del paciente, entre las que se incluyen:

  • Ejercicio terapéutico.

  • Frío local.

  • Calor.

  • Parafina.

  • Terapia manual.

  • Estimulación eléctrica mediante métodos invasivos: EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular), neuromodulación, punción seca...

  • Órtesis: Dispositivos que soportan y corrigen las funciones de diversos sistemas del cuerpo, sirviendo de apoyo externo.

  • Hidroterapia.


Abordaje multidisciplinar de la artritis reumatoide


Como hemos comentado antes, la combinación de la atención médica por parte del reumatólogo, los medicamentos, la fisioterapia, la terapia ocupacional y otras disciplinas sanitarias resulta muy útil para obtener los mejores resultados de cara a mantener la función articular y reducir el dolor en las articulaciones, mejorando así significativamente la calidad de vida de los pacientes. El trabajo conjunto y coordinado de los profesionales sanitarios garantiza la optimización de los resultados de las terapias para tu artritis reumatoide.


En conclusión:

  • Los síntomas pueden variar, pero generalmente incluyen dolor, rigidez, inflamación y deformidad en las articulaciones, especialmente en las manos, muñecas y pies, pero pudiendo afectar a otras distintas.

  • El diagnóstico se basa en la evaluación clínica del paciente, pruebas de imagen y en pruebas de laboratorio.

  • El tratamiento se enfoca en controlar los síntomas y prevenir el daño articular irreversible, y puede incluir medicamentos antiinflamatorios, DME y medicamentos biológicos.

  • Desde la fisioterapia abordaremos tu artritis reumatoide con ejercicios, medios físicos y buscando las mejores soluciones para que tu día a día sea lo más normal posible.

¡Si sufres de artritis reumatoide y buscas soluciones personalizadas y la mejor atención no dudes en contactar con nosotros!

44 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page