Artrosis en la cadera: síntomas y tratamiento

Actualizado: 15 feb

Artritis de cadera o coxartrosis: qué es


La artrosis de cadera o coxartrosis es una degeneración del cartílago de dicha articulación. Como el cartílago no hace su función correctamente, existe más roce entre los huesos que forman la articulación y se produce inflamación y más desgaste de la cadera.

La artrosis de cadera es una de las alteraciones más comunes del cuerpo humano. En España, alrededor del 16% de la población sufre esta patología. El riesgo de padecerla aumenta con la edad y es más común en mujeres que en hombres. Sin embargo, también encontramos artrosis de cadera en jóvenes.


Artrosis en la cadera: síntomas


Los síntomas de artrosis de cadera que sentirás si la padeces son:

  • El dolor de la artrosis de cadera puede ser en la ingle, zona glútea o en la rodilla. Al principio será intermitente, después continuo. Aumenta con el movimiento y disminuye con el reposo.

  • Disminución de la movilidad articular.

  • Disminución de la calidad de vida. Podrás caminar sin dolor durante menos tiempo, te costará cada vez más arrodillarte, encontrarás función reducida en la extremidad inferior, te costará subir escaleras, te costará ponerte de pie tras estar sentado, tendrás problemas para ponerte los zapatos…

  • Rigidez articular al realizar movimientos de cadera, como por ejemplo levantarla hacia arriba, rotarla o abrirla hacia el lateral.

  • Rigidez matutina.

  • Atrofia muscular, que incluye disminución de la fuerza muscular en zona glútea y en isquiotibiales aductores y abductores.

  • Acortamiento en flexores de cadera: cuádriceps, psoas…

  • Pérdida de flexibilidad muscular.

  • Inestabilidad al realizar movimientos.


Artrosis de cadera o coxartrosis, desgaste en la cadera
Artrosis de cadera o coxartrosis


¿Qué causa artrosis de cadera?


Algunos factores que pueden favorecerla son:

  • Género: las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar artritis de cadera.

  • Que la cabeza del fémur vaya hacia adelante en el acetábulo.

  • Edad avanzada.

  • Obesidad.

  • Artritis.

  • Actividades que impliquen trabajo físico intenso: arrodillarse, levantar pesos…

  • Alteraciones de nacimiento o del desarrollo.

  • Práctica de deportes que impliquen grandes fuerzas sobre la articulación de la cadera.


¿Te identificas con alguno de estos síntomas o factores de riesgo?



Artrosis de cadera: tratamiento sin cirugía


Estos ejercicios pueden ayudarte a mejorar tus síntomas de artritis de cadera y a evitar que la patología vaya a peor. Comenzamos tumbados boca arriba en una superficie firme.

  • Ejercicio 1: Deslizamos los talones hacia los glúteos, empezando con las piernas estiradas. Lo repetimos 15 veces.

  • Ejercicio 2: Flexionamos ambas rodillas y las separamos hacia los laterales, manteniendo la planta de los pies sobre la superficie. Después, inclinamos las piernas hacia los laterales. Lo repetimos 15 veces.

  • Ejercicio 3: Con las rodillas dobladas y los pies en contacto con el suelo, levantamos el coxis hacia el techo y mantenemos la posición 20 segundos. Lo repetimos 3 veces.

  • Ejercicio 4: Con las rodillas dobladas y los pies en contacto con el suelo, nos ponemos una pelota entre ambos muslos. La apretamos durante 20 segundos y soltamos. Lo repetimos 3 veces.

  • Ejercicio 5: Subir y bajar escaleras, manteniéndonos en cada peldaño unos segundos.

  • Ejercicio 6: Nos ponemos de pie en un escalón con la otra pierna colgando. Damos vueltas pendulares en sentido horario y en sentido antihorario utilizando la cadera para balancear la pierna. ¡Recuerda que no es un ejercicio de tobillo! Estamos trabajando la cadera, así que es importante implicarla en el gesto.






Algunos de los tratamientos para la artrosis de cadera que realizamos en la consulta de FISIO.Zaragoza son los siguientes:

  • Tracción grado I-II en la articulación de la cadera para disminuir el dolor, la inflamación y la rigidez articular.

  • Tracción grado III para aumentar la movilidad articular y mejorar la función en las actividades de la vida diaria como caminar.

  • Masaje funcional de la musculatura acortada (flexores de cadera) para disminuir el dolor y la tensión muscular.

  • Pauta de ejercicios para fortalecer la musculatura que está debilitada (extensores de cadera)

  • Estiramientos para conseguir elongar la musculatura que está acortada.

  • Movilizaciones de la articulación de la cadera en los diferentes movimientos: flexión, abducción, aducción, rotaciones…

  • Corrientes tipo TENS para aliviar el dolor

  • Punción seca o electropunción para aliviar el dolor

  • Vendajes con Kinesiotape colocados según el objetivo que se quiera.

Algunos consejos que pueden ser útiles son:

  • Colocarse el bastón en el lado contrario al que está afectado.

  • Si tienes que llevar bolsas o peso, mejor distribuirlo en ambos brazos o en el lado de la extremidad afectada.

  • Evitar elevar la pierna afectada cuando estás tumbado boca arriba.

Las pruebas diagnósticas que se suelen realizar son:

  • Radiografía: habrá un estrechamiento del espacio entre los huesos de la articulación. También se pueden encontrar espolones óseos.

  • Resonancia: se podrá ver el estado del cartílago. No suele ser necesaria para diagnosticar la artrosis pero puede ayudar a dar más información en casos complejos.


¿Existe una cura para la artrosis de cadera?


La artrosis no se puede curar, pero existen algunos medicamentos que pueden reducir el dolor. Es importante que sea el médico el que recete el medicamento que mejor se ajuste a tus necesidades y la pauta a seguir. Algunos medicamentos para la artrosis de cadera son:

  • Paracetamol, cuando tienes de dolor leve a moderado. ¡Cuidado! Si tomas una cantidad superior a la indicada, el hígado puede verse afectado.

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno.

  • Duloxetina, para el dolor crónico.

El médico, y más concretamente el reumatólogo, será el encargado de establecer un diagnóstico, pautar el tratamiento óptimo según el grado de la patología, remitirte a otros profesionales cuando sea necesario y recomendarte para la cirugía en los casos más avanzados de artrosis.

Las alternativas médicas más comunes son:

  • Inyecciones de cortisona: el médico adormece la zona alrededor de la articulación y, mediante una aguja colocada en el espacio articular, introduce el medicamento (corticoide). El máximo de inyecciones que se suelen colocar cada año es tres o cuatro debido a que el medicamento puede empeorar el daño en la articulación con el paso del tiempo.

  • Inyecciones para lubricación: las inyecciones de ácido hialurónico pueden aliviar el dolor ya que proporcionan cierta amortiguación.

  • La cirugía, que consiste en colocar una prótesis de cadera que puede ser parcial o total. Se realiza cuando la degeneración ya es muy avanzada y está afectando a tu funcionalidad y tu calidad de vida. El cirujano quitará las superficies articulares dañadas y las reemplazará con piezas de metal. Es importante que tus músculos estén fuertes antes de la cirugía, para que la recuperación sea más sencilla y rápida.

Ahora que ya sabes qué es la artrosis de cadera, cuáles son sus síntomas y cómo tratar la coxartrosis sin cirugía, queremos que sepas que cuentas con un equipo de profesionales sanitarios a tu disposición para realizar cualquier consulta o pedir que evalúen tu patología. ¡Ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de atenderte!

115 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo